Pasus3

Pasus3 Trío de comediantes Colombianos, fundado el 4 de Julio de 2001, dedicado a hacer shows de Comedia con la técnica de la Stand-Up comedy. Su estilo único de tres comediantes simultáneos los han hecho destacarse dentro del mundo de la comedia. Actualmente está integrado por Aníbal Baeza, Juan Buenaventura y Julián Beltrán. Siempre se han destacado por su originalidad en estilo, contenido y creatividad. Su show más importante hasta la fecha es Wachendó, el show; un espectáculo en el que nos hablan sobre una característica del ser humano: la patanería, guachada, ordinariez o mala educación. A estas personas maleducadas vulgarmente se les conoce como “guaches” (en Colombia); “tierruos” (En Venezuela); patanes (En Ecuador); Nacos (en México). Un show de 100 minutos lleno de humor en los que Pasus3 nos explican cómo, cuándo, donde y porqué a veces nos volvemos “Guaches”. Pasus3, junto a Andrés López, crearon la serie animada “Wachendó”, basada en la idea original de Pasus3 del arte marcial “Wachendó” (Marca registrada a nombre de Pasus3 Ltda.)

La Historia

En el 2001 el Club Gotica en Bogotá, alojaba los miercoles a los mejores comediantes: Andrés López, Mauricio Quintero, Gonzalo Valderrama, entre otros; mientras tanto, Anibal, Juan y Javier, hacían parte del elenco de una mansión del terror.

Aquella Mansión del Terror, abrió sus puertas el 28 de Diciembre del 2000, era tal su acogida que las filas interminables en el centro comercial hacían desfallecer (nuevamente) a Frankestein, drácula, Igor, el enfermero de la morgue y Freddy Krueguer; pero esta ilusión fue pasajera, aquel furor terminó subitamente a finales de Enero del 2001; asi que los monstruos no iban a morir de agotamiento, sino de aburrimiento.

Es así cómo El enfermero de la morgue (javier), Freddy Krueguer (Juan) e Igor (Anibal), dedicaban sus tardes a hablar y compartir sus locuras, nada más extraño que ver a Drácula y a la poseida del exorcista reirse de chistes de Freddy Krueger.

Javier había estudiado Medios audiovisuales, Juan vinculado a las multiples empresas artísticas de Alejandro (Su Padre) y Anibal, un actor que muy de vez en cuando lo llamaban a hacer algo; asi que después de cientos de tintos y de conocer hasta porque habían terminado en la morgue, se les ocurrió la idea de hacer un corto de humor, protagonizada por 3 personajes que trabajaban en una mansión del terror y que iban a salvar el mundo.

Muchas ideas, argumentos, perfiles y debates terminaron por cambiar esa idea a algo un poco más creible; Kike, uno de los artistas encargados de la decoración de aquel macabro sitio, por la falta de “acción”, también tenía tiempo libre… mucho… tanto así que reemplazaba a los personajes, sólo por diversión; pues Kike un extrovertido personaje mandaba todo “pa sus tres leches”; asi que les gustó esa expresión y decidieron llamar al proyecto audiovisual “Pa sus tres”.

Mientras tanto, los dueños de la mansión que se dieron cuenta que su sueño de hacerse millonarios a punta de sustos de los capitalinos, se estaba convirtiendo en una pesadilla, cualquer alternativa para captar clientes parecia absurda, promociones, 2×1, colegios, universidades, amigos de los amigos no parecían suficientes; tomaron una decisión radical: Enviar a los personajes de la mansión a entregar volantes por el centro comercial y uno de los elegidos fue Freddy Krueger, en realidad Juan, porque lo vistieron como monje, lentes de contacto aterradores y una cicatriz sanguinolenta, serían el gancho perfeco para volver a llenar los pasilllos de la mansión con gente.

En aquellos días, Andrés López, en una de sus tantas facetas, adelantaba una campaña publicitaria para una chupeta y su misión era captar testimonios de transeuntes, él decidió ir a un centro comercial cercano a Gotica, porque se la pasaba lleno de gente que iba a cualquier parte, menos a la mansión del terror; el destino juntó a Andrés y A juan, quien después de dar su testimonio d eultratumba, habló con Andrés y le contó de sus inquietudes por la comedia, Andrés le dijo las palabras mágicas “Consigase 4 amigos comicos, y los espero el miercoles en Gótica, les voy a enseñar stand up comedy”.

Juan, hizo la tarea, le dijo a Kike, Javier, Anibal y Nicolás y muy juiciosos, el siguiente miercoles llegarona Gótica a lo que sería su nueva vida; como primiparos universitarios, dispuestos a escuchar las palabras de su nuevo maestro, hicieron todo lo que él pidio: vean la función y hablamos cuando se termine… Pasada la media noche, con el chispúm de fondo, un grupo de yupis en la puerta diciendo “Hable con él, que él me conoce, ¿como no me va a dejar entrar?”, Andrés se reunio con los 5 y dijo: Yo les voy a enseñar todo lo que se del stand up comedy… lo que acaban de ver… No es stand up, nos vemos el otro miércoles.

En un momento como ese uno sabe exactamente que sentía Daniel San (Karate Kid) cuando Miyagui lo ponía a encerar… Sin embargo, una semana después volvieron; pero esta vez no eran 5, sólo 3, Juan, javier y Anibal.

Pasaron varios miércoles, en donde las palabras del sensei no llegaban a los 2 minutos de enseñanzas,hasta ese momento se podian resumir en: sean originales, escriban, escriban y escriban.

Llegó Junio y la estrategia cambió un poco, las reuniones con Andrés eran más intensas y creativas, ahora sí, con otra optica, les pidio que escribiern sus shows; Los 3 amigos compartían sus ideas y trataban de ayudarse, Anibal tenía sus líneas sobre los super héroes, Javier, sobre el gamín que todos tenemos y Juan, sobre las relaciones. Cómo el trabajo en la mansión del terror terminó, les quedó tiempo para hacer un retiro y concentrarse en sus shows. Próximo destino: Desierto de la Candelaria

Desierto de la Candelaria

Un grupo de Monstruos retirados, decidieron emprender junto a Juan, Javier y Anibal una aventuram digna de cualquier pelicula de Kungfú, un retiro de varios días para entrenar el cuerpo y el alma, buscando un lugar de condiciones difíciles… un desierto.

Cada uno preparado con su equipo y con la parada obligada en Villa de Leyva para abastecerse de agua… 20 litros por cada uno… en bolsas, porque era más práctico y más barato.

Un Jeep los dejó en la entrada al desirto, por comentarios de los lugareños se enteraron que el desierto estaba bajo el cuidado de los monjes Recoletos, incluso se les hizo extraño que preguntarán con tanta insistencia, para donde iban.

Despues de saludar a los monjes y cruzar el frente del monasterio, el paisaje y las condiciones del clima los empezó a preocupar… había demasiados árboles para ser un desierto, uno de los viajeros le preguntó al de la tienda y su respuesta fue, “los monjes han estado reforestado esto desde hace años”, debió ser la primera vez que un grupo de humanos, prefería ver un lugar desértico, con dunas y tormentas de arena y no un lugar boscoso, tupido y con quebrada de agua cristalina, ya no había forma de arrepentirse; así que el siguiente paso era montar el campamento, cómo si todos fueran expertos, cada uno daba las razones para la mejor ubicación de las carpas, arriba, abajo, junto a la quebrada, en el arbol… y cómo buenos colombianos decidieron ir cuesta arriba al lugar de mejor vista; pero más dificil de llegar, la mitad de las bolsas de agua se rompieron en la subida, mosquitos, ramas y piedras humedas, se encaragron de fortalecer el espiritu y ablandar el cuerpo de todos.

 

 

.